La Historia Interminable

 

¿Qué es La Historia Interminable? Tres son mis repuestas. La historia interminable es una novela fantástica de Michael Ende publicada en 1979. También es un mundo fantástico creado por los seres humanos gracias a su capacidad de imaginar. Es un mundo abierto a todo aquél que busque paladearse de él. Es una historia comunal y a la vez individual, tan antiquísima como el hombre pensante (a un mismo tiempo quizá más vieja porque muy seguramente nació con un pasado propio) y corre a cada segundo, con cada fantasía. No tiene fin porque los seres humanos no paramos de construirla (aunque la verdad es que su fin está ligado al de la humanidad). Ende llama a esto Fantasía. La historia interminable es, por otra parte, un libro con tapas de color cobre que brillan al moverlo, dos serpientes (una clara y otra oscura) se muerden mutuamente en su portada formando un óvalo y dentro de ese óvalo, en letras caprichosamente entrelazadas, se lee su título (La historia interminable). El libro está impreso en dos colores. Al abrirlo, se puede ver que las letras iniciales de sus capítulos son grandes y hermosas. Tal libro es el que Bastián Baltasar Bux encuentra en la librería del señor Koreander.

     Si se analiza, La historia interminable es una novela más compleja de lo que parece. Ciertamente Michael Ende la escribió pensando en un público infantil. Lo que no se puede negar es que toda buena literatura no tiene fronteras de edad para el lector.
     El juego de realidades con el que trabaja el autor es perturbador. La historia interminable es un libro que escribe eternamente el Viejo de la Montaña Errante narrando todo lo que ocurre en Fantasía. En otra realidad, La historia interminable es un libro que Bastián roba y lee después en el desván de su escuela. Contiene en sus páginas un mundo llamado Fantasía en el que existe un viejo que escribe eternamente La historia interminable. Nosotros, lectores, conformamos la tercera realidad, la realidad-real (¿o es que somos parte de una historia que otro lee?). Nosotros leemos un libro titulado La historia interminable que cuenta la historia de un niño que lee un libro llamado La historia interminable que trata sobre Fantasía, un mundo en el que existe un viejo escribiendo eternamente La historia interminable. Y cada realidad depende de otra. Fantasía existe gracias a los humanos de la realidad de Bastián. La realidad de Bastián, depende a su vez de nosotros, los lectores, para recrearla y darle vida. Ahora bien, ¿no es el mundo de fantasía a la que pertenece Bastián y Fantasía el que nos alienta a seguir viviendo?
     El tiempo es un punto importante al hablar de La historia interminable. En Fantasía existen días y noches y la noción del pasado (más que del futuro), lo que no existe es el tiempo tal cual lo concebimos: con horas, minutos y segundos. Transcurren sólo nueve horas en el mundo real al finalizar la aventura de Bastián en Fantasía en tanto que en aquella tierra Bastián vive semanas, tal vez meses o hasta cien años o más. Nunca se sabe. Ni siquiera se puede especular hace cuánto que existe Fantasía porque todo lo que aparece ahí nace con un pasado y ya no se cuenta su historia partiendo del momento en que se le crea sino desde el momento que surgió según su historia personal. Lo que sucede es que en Fantasía no aplica la lógica o la razón (por lo mismo la obra científica de Énguivuck sobre Uyulala es ridícula, porque jamás logrará responder su enigma por completo, porque no es posible la ciencia en un mundo así).
     Si se pone atención en las horas que marca el reloj de la torre, éstas sufren una alteración. Todo marcha normal todavía a las ocho de la noche, pero la siguiente vez que se dice la hora ya son las once, después el reloj retrocede a las diez, se vuelve a repetir las once y continúa con su marcha normal a las doce, la última hora de la que sabremos (en adelante Bastián se encontrará en Fantasía). Se debe al acercamiento de ambos mundos. Cuanto más se adentra Bastián en la historia más se acercan los dos universos. La alteración del tiempo en el mundo real es prueba de su proximidad, consecuencia del contacto con Fantasía. El reloj de la torre no marcará las nueve, pero de las ocho a las doce transcurrirá el mismo número de horas, la primera marcación de las once equivale a las nueve. Esta primera vez que el reloj indica once, las once no dura exactamente una hora, el ritmo de la lectura y el número de páginas a la siguiente hora muestran que es más breve que el resto a lo largo de la novela. Qué tanto, es lo de menos.
     ¡Qué importancia tiene el ÁURYN! Tanto para la historia como para Fantasía. De tal preponderancia es que para recalcarla Michael Ende la escribe siempre con mayúsculas. Respecto a los deseos que realiza hay mucho de qué hablar. El ÁURYN concede tantos deseos como se quiera. Lo que la Emperatriz Infantil no dice a Bastián, es que por cada uno debe perder un recuerdo. No sólo esto, desear no es un gusto sino una obligación. Bastián debe seguir un camino y la única forma de marchar adelante es deseando, ya lo había advertido Graógraman en un principio y se comprueba en el bosque cuando, tras el consejo de Atreyu y Fújur (que se han dado cuenta de las consecuencias), deja de desear e inevitablemente terminan caminando en círculo. Es un mal necesario. Cruel para el personaje, sin duda.
     Con los deseos nuevamente se encuentra una relación con el tiempo. Los recuerdos son parte del pasado. Bastián tiene que seguir adelante, hacia un futuro. Si para seguir adelante, para dar pie al futuro, Bastián ha de perder sus recuerdos, pierde como consecuencia su nexo con el pasado. No puede haber futuro si no existe un pasado. No puede haber deseos si no hay recuerdos.
     ¿Por qué Atreyu no se vale de los deseos que el ÁURYN otorga? No sólo porque no lo sabe, no porque sea analfabeto. Como personaje, a Atreyu no le crea ninguna complicación el desear, Ende lo sabe muy bien, no es fortuito el que sólo Bastián sea quien desee en la historia. Los deseos son una herramienta del autor para agregar dificultades al personaje, para complicarle las cosas (y de paso sostener la novela). Desear, más que un auxilio, es un obstáculo. Todo héroe necesita obstáculos en su camino, los deseos de Bastián son a su vez obstáculos. Todavía mejor: Bastián mismo es su mayor obstáculo, él es su propio enemigo porque es responsable de sus deseos.

     ¿Pero es Bastián realmente un héroe? El héroe se caracteriza por ser un personaje virtuoso con algún defecto. Bastián es todo lo contrario, está lleno de defectos y algunas virtudes. ¿Qué es entonces? Sólo hay una respuesta para ello: el antihéroe. Un antihéroe es aquél con más defectos que virtudes. Atreyu es un héroe, Bastián un antihéroe. El primero acepta su misión sin titubear, es valiente, fuerte, bien parecido (aunque sea verde), es desinteresado, fiel, buen amigo e incorruptible. El otro quiere aceptar la misión, pero vacila y es necesario obligarlo, es más, en un momento se arrepiente. A lo anterior se agrega que es miedoso, gordo, débil, se deja seducir por el poder, haría cualquier cosa por ser aceptado y llega a ser desalmado. Los héroes son personajes ideales que desearíamos alcanzar (Bastián anhela ser como Atreyu). Los antihéroes son un reflejo de nosotros mismos, son más humanos. De esta forma Bastián nos es más cercano a los lectores que Atreyu. Tales diferencias provocan que los actos de uno sean proezas en tanto que la trayectoria del otro es un proceso interior de maduración con más errores que aciertos en su viaje por Fantasía (los aciertos no llegan siquiera al nivel de hazaña). Trabajar con un héroe y un antihéroe a la par es uno de los logros de la novela. Obviamente el personaje más rico es el antihéroe, a fin de cuentas por algo es el protagonista. Lo que no le resta mérito a Atreyu.
     Atreyu es además de un personaje un efectivo mecanismo literario. A lo largo de su búsqueda para encontrar la salvación de la Emperatriz Infantil, y Fantasía con ella, somos envueltos por sus peripecias. Para la Señora de los Deseos, Atreyu no cumple con la misión de encontrar el remedio a su mal (del que ya sabe la cura) sino con el objetivo de crear empatía e incitar al acercamiento de Bastián. Pero tal propósito es una táctica de Ende puesta en manos de la Hija de la Luna. Su fin verdadero es envolver al lector en La historia interminable como Bastián lo es en la otra Historia Interminable dentro de la novela. En otras palabras, la Gran Búsqueda tiene dos propósitos, dentro de lo que se cuenta, atrapar a Bastián, y como novela, atrapar al lector. Es Atreyu quien introduce al mundo de Fantasía a Bastián y es él quien logra volverlo al mundo humano. Bastián es el salvador de Fantasía y Atreyu el salvador de Bastián.
     La historia interminable es en sí la voz de Ende que se entreteje con recursos fantásticos clásicos de la literatura y las leyendas para crear una narración que se mueve en ése mundo. La revelación de Gmork respecto a las mentiras y la naturaleza de los seres de Fantasía es en otro plano una crítica a los opositores de la Literatura Fantástica, de la que el autor fue siempre defensor. La Literatura es Literatura y ya. Hay, efectivamente, buena y mala literatura, mas no depende de su realismo sino de su calidad.
     Otra de sus fuertes críticas, tal vez la de más relevancia, sea la realizada al poder. El ÁURYN es un poder. Bastián tendrá el poder en sus manos y se perderá en él. El poder corrompe y conduce a la perdición (la Ciudad de los Antiguos Emperadores es la representación de ella).
     Desde su título La historia interminable establece una de las constantes a lo largo de la novela: la eternidad, lo cíclico, lo infinito… ÀURYN es un emblema de dos serpientes que se muerden mutuamente formando un óvalo, igual que las serpientes que custodian las Aguas de la Vida. Son un ciclo sin fin. Además una es blanca y la otra negra, mantienen el equilibrio, se complementan, como yin-yang. Doña Aiuola nunca muere realmente, al marchitar da paso al florecimiento de una nueva Doña Aiuola. El Viejo de la Montaña se encuentra dentro de un huevo, símbolo del eterno renacer o germen de la vida en muchas culturas. No hay mejor lugar para terminar con Fantasía y dejar que abra su nueva historia. La Nada invadió toda Fantasía cuando la Emperatriz Infantil y el Viejo de la Montaña Errante se hayan dentro del huevo. El Viejo de la Montaña nunca pone punto final a la historia, la retoma desde el inicio y queda atrapado en una lectura de Eterno Retorno. Nunca hay un fin porque cuando todo parece concluir se vuelve al inicio y la historia continúa repitiéndose a sí misma. Claro que habrá de llegar Bastián para detener aquello y de la Nada volver a crear todo. En este punto me permito especular y planteo una cuestión: ¿por qué el Viejo de la Montaña Errante inicia la lectura de La historia interminable partiendo de la entrada de Bastián en la librería del señor Koreander? Si la lectura principia aquí implica que no había historia antes, lo que es mentira. Muy seguramente fue un punto que no se planteó Ende.
     De lo más interesante son todas aquellas historias menores que conforman la obra mayor. Cada una deja en el lector el deseo de saber más. No es conveniente para la novela, sin embargo, que Ende las continúe hasta su conclusión. Es más rico, después de todo, el recurso utilizado: dejar abiertas las historias menores. Así el autor puede continuar con la historia principal y dejar a la imaginación el resto. Volvemos entonces a lo infinito, ninguna historia concluirá nunca.
     Se plantea también el miedo a lo desconocido (a través de Graógraman), se opone al ideal físico (con Bastián como protagonista) y muchos otros puntos más. Sobra tela de dónde cortar, pero como Michael Ende resolvería: esa es otra historia y deberá ser contada en otra ocasión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: