Dragones

 

Hubo un tiempo en el que todo era caos y de ese caos primigenio surgieron criaturas que le dieron forma y trajeron la vida, entre ellas el dragón. Así lo registran mitos ancestrales.
     El dragón ha acompañado al hombre a lo largo de la Historia; a veces con una apariencia, a veces con otra. Se ha presentado como dios, guardián o demonio causado terror, respeto y veneración.
     Primeramente fue parte de una oralidad, cuando la escritura llegó estuvo presente en los nacientes poemas. Desde entonces ha sido tema de pintores, orfebres, escultores, escritores y más recientemente de cineastas.
     Este monstruo, de características reptiles, fue nombrado por los árabes tinnïn, por los turcos lü y por los mongoles moghür. Los griegos lo llamaron drakon (aunque las fuentes difieren entre sí, por lo que puede encontrarse también como draka y drakonta) y los latinos lo denominaron draco, de aquí el origen de la palabra dragón.
     Organizar un algo en subtemas, clases o categorías en base a sus características facilita su estudio. Ha habido varias maneras de clasificar al dragón: según su región de origen o de acuerdo a su fisonomía, por nombrar algunas.
     Hay quienes los catalogan por su apariencia como anphitere o anfiptero (sin patas y con un par de alas), heráldico (con cuatro patas que terminan en garras, un par de alas membranosas, cuerpo escamoso y lleno de protuberancias óseas, una boca llena de colmillos y una afilada y peligrosa cola; tiene la capacidad de exhalar fuego o veneno), guivre (carece de patas y alas, pero posee cabeza dracónica, con cuernos y protuberancias; se le asocia con el agua), wyvern (con dos patas y dos alas; puede tener rasgos de ave, quizá con alas emplumadas y patas de águila o garras aguileñas), lindworm o lindorm (con rasgos entre guivre y wyvern, posee cuerpo de sepiente con un único par de extremidades).
     La anterior parece un ordenamiento muy acertado, podemos sólo objetarle que es una organización destinada únicamente a dragones europeos y de las orillas del Mediterráneo. Los dragones asiáticos tal vez encajan cumpliendo con algunos rasgos requeridos, pero es más coincidente que intencional.
     Del otro lado, tenemos varias catalogaciones muy locales hechas por los chinos. Por ejemplo, clasificados de acuerdo a su función son: dragones celestiales (t’ien lung), dragones espirituales (sheng-lung), dragones terrenales (ti-lung) y dragones subterráneos (fu-ts’ ang-lung). Los dragones celestiales son los encargados de proteger los cielos, pueden tener una estrecha cercanía con los dioses o ser una divinidad misma. Tiene la capacidad de volar pese a que carecen de alas. Los dragones espirituales son encargados de gobernar los vientos, las nubes y las lluvias; flotan en los cielos y su color es azul. Ofendidos puede desatar un desastre natural. Los dragones terrenales determinan el curso de los ríos, regulan su flujo y trazan el límite de sus orillas. Todo río en China aloja un ti-lung que habita un palacio en lo profundo de sus aguas. Como en Europa, los dragones subterráneos custodian joyas y metales preciosos en las entrañas de la tierra.
En el universo mágico de Calabozos y Dragones nos topamos con un rico ejemplo de la reinterpretación moderna del dragón. De acuerdo a éste, los dragones son: dragones amatista, dragones negros, dragones azules, dragones de latón, dragones bronce, dragones marrones, dragones niebla, dragones toneleros, dragones cristal, dragones oscuros, dragones esmeralda, dragones dorados, dragones verdes, dragones de mercurio, dragones rojos, dragones zafiro, dragones plateados, dragones topacio, dragones blancos y wyverns.
     Volviendo a las concepciones clásicas, de manera más amplia y general, se habla de dos tipos de dragones: el dragón occidental y el dragón oriental. El territorio que corresponde a oriente es Asia. Su amplitud es de tal envergadura que la cosmovisión de una cultura difiere mucho de otra, de tal manera que babilonios y japoneses crearon una mitología y tuvieron costumbres completamente distintas. Aún entre chinos, japoneses y coreanos hay diferencias en la concepción del dragón.
     La interrelación de culturas es muy importante para la transmisión de información. El dragón imaginado por los persas es, en muchos aspectos, más cercano al europeo que al chino. Por otra parte es necesario recordar que muchos de los asentamientos en Europa provienen de migraciones venidas de Medio Oriente, como consecuencia arrastran una mitología previa. Quizá por ello los dragones persas, babilonios o fenicios suelen figurar en menciones de occidente.
     Algunos draconólogos propusieron catalogarlos por regiones más específicas abarcando todos los lugares donde tuvo presencia: dragón galo (para Francia, Italia y España), dragón teutónico (que se encuentra en el norte de Alemania, en Escandinavia y la mayor parte de las islas del Atlántico Norte), dragón británico (perteneciente a Gran Bretaña y subdividido a su vez en wyvern y worm), dragón mediterráneo o levantino (que abarca a Grecia, el sur de Rusia, Asia Menor y el norte de África) y el dragón oriental (para el Lejano Oriente e Indonesia).
     La clasificación anterior me parece la más satisfactoria, no por ello está exenta de objeciones. Los dragones son de las criaturas más diversas. Así como entre seres humanos tenemos similitudes aunque distamos unos de otros, los dragones son de igual manera diferentes entre sí. Catalogarlos ciñéndolos a regiones más concretas es lo más cercano que podemos hacer para personalizarlos.
     Hay quienes afirman la presencia de dragones en los 5 continentes. Dicen, por ejemplo, que Quetzalcoatl en México, Mboi-Tu’l en Paraguay, Uadjit en Egipto, Aido Wedo en Benin o Julunggul en Australia fueron dragones. Tal idea es equívoca. Dada la relación del dragón con la serpiente se llega a aplicar erróneamente el término para diversas serpientes mitológicas o criaturas derivadas de ésta. Es necesario aclarar que no toda serpiente es un dragón y no todo dragón es una serpiente.
     El dragón nació y creció en Asia y Europa. Su presencia en el norte de África no tiene un origen nativo, fue introducido por otras culturas del Mediterráneo que tuvieron asentamientos en el lugar o con quienes mantuvieron contacto, como persas, fenicios, griegos y romanos. Posteriormente (cuestión de hace pocos siglos) se presentó de igual manera en el resto del mundo.
     Hablar de dragones es arrastrar con ello una cosmovisión euroasiática. Quetzalcoatl es un dios con forma de serpiente emplumada, no un dragón; el que Uadjit sea encarnada por una cobra tampoco significa que sea dragón. Fueron los europeos quienes vieron éstos en deidades y criaturas tradicionales de otras culturas. Más que hablar de la presencia de dragones en todo el mundo deberíamos hablar de la presencia de serpientes y reptiles alrededor del mundo. Así como el sol provocó respeto y veneración en casi todas las culturas, la serpiente inspiró fascinación de igual manera. Dicho de otra forma, afirmar la existencia de dragones alrededor del mundo es imponer un concepto dentro de culturas ajenas a éste.
     En la India, los dragones producen el soma, la bebida de la inmortalidad. Los vikingos (y sus predecesores, los nórdicos) veían en los cometas dragones que cruzaban el firmamento, había mensajes en su paso por las constelaciones. Los celtas concibieron al mundo como un dragón en sí. En general les gusta custodiar jóvenes vírgenes o princesas, tesoros o bibliotecas.
     En la Europa medieval los dragones estuvieron siempre asociados con el mal. Quemaban poblados y cosechas, devoraban a la gente, se comían el ganado y ensuciaban los ríos en los que se bañaban. En aquel entonces el paso de un dragón era también signo de mal agüero, con él se avecinaban incendios, hambre, peste o guerras, entre otras catástrofes. Para los chinos, por el contrario, es símbolo de suerte.
     Los dragones chinos son criaturas misteriosas, secretas, inteligentes, bondadosos y de personalidad solitaria. Presentan una perla escondida en los pliegues de su mentón o cuello que suelen tragar y escupir. En ella reside su fuerza y poder, si llegan a extraviarla se tornan inofensivos. Éstos tardan casi tres mil años para llegar a su madurez.
     Los dragones japoneses son en apariencia cercanos a los chinos, pero su temperamento es más parecido al de los europeos: impulsivos, violentos, caprichosos e incluso malévolos.
     No presento una descripción exacta del dragón puesto que intento aquí dejar claro que existen muchas variaciones (como ya se habrá percibido). Sin embargo, para no pasar por alto el punto, diré que el dragón occidental más difundido es el heráldico y en oriente el que posee una espina dorsal erizada de púas, tiene cola y piernas velludas, barba, escamas, garras, cuernos, ojos llameantes, una lengua larga y dientes afilados.
     La imagen del dragón fue, antaño, muy socorrida. En occidente, su carácter terrorífico sirvió a algunos para darle un uso intimidatorio. Los persas erigían en los campos de batalla efigies de dragones. Los romanos enarbolaban estandartes de guerra llamados dracontes, en los que estaban representados dragones rojos. También fabricaban cometas que representaban a dragones con grandes fauces abiertas que silbaban con el viento. Los vikingos usaban embarcaciones llamadas drakkars (dragón en nórdico). Recibían este nombre por el dragón que adornaba su proa. Servían tanto para amenazar al enemigo como para ahuyentar monstruos marinos. Así mismo, los antiguos celtas, teutones y anglosajones utilizaban al dragón para adornar blasones y escudos. Durante la Edad Media solía leerse en los mapas occidentales “aquí moran los dragones” donde se encontraban las tierras lejanas y sin explorar. En China su presencia en los objetos era muy común: podía decorar desde campanas, gongs y mangos de espadas hasta custodiar y ser vigía de puentes, templos y puertas de las prisiones. Los atuendos del emperador estaban ricamente adornados con sheng-lungs de cinco garras y era el único autorizado para portarlos (quien contraviniera la norma era acreedor a la pena de muerte).
     Coincidentemente, tanto en Asia como en Europa estas criaturas tienen la capacidad de transformarse en hombres y en ambos partes se creía en las propiedades mágicas o curativas a base de porciones de dragón.
Aunque por lo general son enormes, hay también dragones-hadas de tamaño diminuto. Muchos los confundieron en la antigüedad con libélulas al verlos en los jardines o sobre el agua de las lagunas. Es más, el insecto y los dragones-hadas estaban tan vinculados que en inglés libélula recibe el nombre de dragonfly.
Aunque no son dragones, las serpientes marinas y las gárgolas suelen ser relacionados con ellos.
     Muchas historias se pueden contar sobre dragones, unas más conocidas que otras: Heracles y la Hydra, Heracles y Ladón (el dragón del Jardín de las Hespérides), Perseo y Cetus (para quien se ofrenda a Andrómeda), Sigurd y Fafnir, Leviatán, Santa Martha y la Tarasca, la segunda Tarasca, Tokoyo y el dragón del abismo, Kusinada-hime (Peine-arrozal) y Koshi “el dragón de ocho cabezas, la joven de Baburrgh transformada en dragón, las leyenda de Beowulf, Lancelot, San Jorge, San Miguel, y un largísimo etcétera. De todas ellas quizás las menos interesantes son las relacionadas con santos cristianos puesto que en tales historias los dragones son fácilmente domados o destruidos en nombre de Dios. Es necesario recordar que el cristianismo retoma al dragón por estar tan arraigado a las creencias ajenas. En ellas el dragón es la síntesis del paganismo vencido por la fe cristiana.
     Pero todo lo anterior corresponde a la imagen clásica del dragón. A partir del siglo XX retoma nuevos bríos y es reinterpretado y difundido de muy diversas maneras (aunque la concepción moderna generalmente lo señala como una criatura de apariencia reptílica, con alas membranosas, cuerpo voluminoso -generalmente verde-, de cuatro patas, un cuello largo, un hocico lleno de dientes que exhala fuego y posee una cola afilada). En el mundo contemporáneo su presencia más fuerte es a través de la Literatura, el cine, los videojuegos, los comics, los juegos de rol y la televisión.
     Algunas películas donde el dragón tiene presencia son: Dragonslayer (1981), Corazón de dragón (Dragonheart, 1996), Calabozos y dragones (Dungeons & Dragons, 2000), Reinado del fuego (Reign of fire, 2002) y Eragon (2006). En los comics ha tenido alguna aparición en Tarzán, la JLX, los X-Men y Batman. Enfocados a la criatura y la mitología entorno a ella están: Dragon’s gift, Dragonslayer, Les dragons de feu o Dragon’s claws, por mencionar algunos. En el manga, su presencia es una constante, pero quizá la historia más destacada se encuentra en Record of the Lodoss War. En la Literatura (sin mencionar la antigua), podemos nombrar títulos como la serie de novelas basadas en el universo de Dragonlance, la saga de Dragon Prince, la saga de Dragonriders of Pern y muchas otras novelas por el estilo. Sin duda la pluma que está a la cabeza es la de J. R. R. Tolkien, quien dio también espacio en la Tierra Media a los dragones. De lo que no cabe duda es que los más importantes juegos de rol son Calabozos y dragones y Dragonlance.
     El dragón sólo puede ser destruido atravesando su vientre, por lo menos eso se decía en la antigüedad. Creo yo que en estos tiempos de escepticismo donde la magia sucumbe ante la ciencia, sólo el olvido o la incredulidad pueden destruirlo. Afortunadamente si hay un ser más latente y lleno de vida son los dragones.

21 comentarios to “Dragones”

  1. JOSE GARCIA Says:

    ESTANCHIDOS LOS DRAGONES ESPERO ME MANDEN UNOS MAS EN MI CORREO Y DE VERDAD USTEDES SON UNOS SORPRENDENTES ARTISTAS ATT:JOSE GARCIA DIAZ

  2. jose martinez Says:

    estan filete pero ygual falta un poco mas

  3. daleeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

  4. arturo sin apellidos Says:

    Aarón, tu fineza al escribir y definir tus dragones, muestra le visión de la vida y tu gran capacidad para escribir; conviertes a la palabra en el verbo …. hasta siempre aarón.

  5. Aaron sus imagenes me llamo mucho la atencion ojala que algun dia pudieran exitir los dragones

  6. que bueno esta su sitio web

  7. yo adoro a os dragones

  8. es tan increible lo que escriviste pero es cierto……nada mas q es una realidad q no aceptan …………..
    nada mas q eso …………….
    es simplemente lo que siento …..

  9. Hola, muy buena la información y muy buenos los dibujos. Pertenezco a un grupo que trabaja máscaras y ando buscando dibujos de dragones para pasarlos a las máscaras que luego se utilizarán para hacer teatro callejero con niños. Me podrías ayudar con los dibujos? Sería una pasada. Muchas gracias.

  10. sotobosque Says:

    Gracias Beatriz, pero las imágenes que aparecen aquí fueron encontradas en la red y son las únicas que tenemos en nuestra base.
    ¡Saludos!

  11. Tienen muy buena informacion sobre estas maravillosas criaturas
    ademas muy buenas ilustraciones.

  12. juancho Says:

    buenisimos los tatoossss manden imajenes

  13. los gragones son reales

  14. Los dragones si existen tengo las pruebas

  15. dragondorado07 Says:

    El tema de los dragones por su mismo misterio es precisamente cautivante, casi que una cultura escogida por pocos. Que interesante sería convertirla en una logia. El articulo es un abreboca para quienes sentimos pasión por estos seres.
    Un abrazo dragonico y … felicitaciones. Aún hay mucho que decir y que descubrir.

  16. en realidad son buenisimos estos dibujos y tambien la imformarcion sobre estas fantasticas creaturas me gusto mucho

  17. super pleno….. me encantan los dragones desde q’ tenia 3 años

  18. me encantan los dragones,i dibujarlos.mis amigos dicen que dibujo muy bien,yo lo contrario.el texto esta muy bien!!!!!!!!!!!!!!adios a todos¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
    (anonima)

  19. me gustan los dragones espero que pronto pongan mas imagenes

  20. Hector Santiago Says:

    Felicidades hasta ahora esto es lo mejor ke eh leido en la web sobre dragones, es lo mas completo ke eh visto, claro se ke falta pero de igual forma esta muy bien la informacion. Bueno dejando eso de lado, mi sueño y deseo mas profundo siempre fue y sera tener un dragon, para mi desde ke era un niño y hasta ahora son las criaturas mas hermosas ke pudieron existir, bueno me gustaria ke me mantuvieran mas informado, gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: