La Música del Espíritu

Una tradición entre mi gente cuenta de un momento en la vida, en que sólo los verdaderos guerreros llegan a ser uno con la naturaleza. Cuando eso sucede, significa que el espíritu ha triunfado sobre el cuerpo y que los seres divinos han reconocido y aceptado nuestra valía.
     Creemos que uno llega ahí en compañía de los espíritus, vibrando a grandes voces en los secretos de la arboleda; entre sus troncos, con el viento, entrelazados con la luz del sol que se estaciona sobre las valerosas colinas de la planicie.
     En ese momento, según cuentan los sabios de la aldea, te envuelves de una gran soledad que compartes con la esencia de la vida, con las entrañas de la verde vida y, se reúnen los más grandes guerreros para darte la bienvenida a tu nuevo hogar. Todos juntos, viviendo cada cual en su íntimo aislamiento.
     Para ello no se necesita ser rey, o cremar tu cuerpo habiendo muerto, ni pertenecer a una larga dinastía, sólo se necesita estar dispuesto.

En mi caso, la música divina y los grandes espíritus guerreros me dieron la bienvenida, cuando las fauces del dragón amarillo destrozaron mi cuerpo y terminaron nuestra batalla, justo en mi vientre. Mi sangre quedó como filván en sus incisivos.
     Ahora puedo sonar como el viento… mi voz se ha convertido música.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: