Hálito de Hielo… Crónicas de Asaruludo

Porque todos tenemos un corazón de hielo…

“Día y noche era perseguido el guerrero, por Ishgrack el dragón azul; aquel que con sus soplidos congela hasta a el mismo hielo, ese era su castigo por haber retado a los Dioses: -¡Nunca hubo guerrero, nunca hubo un campeón, nunca hubo un hombre con más honor!-. Pero a fin de cuentas hombre, imperfecto. Reto a los Dioses, estos liberaron a Ishgrack el dragón azul, para que el diera muerte al guerrero.

¡ Nunca nadie le recordaría
Así su alma inmortal perecería ¡

Ahora el campeón era como las flores marchitas del campo, las Hidras habían dejado de mirarle y su destino estaba trazado hacia el olvido.

Un día en el claro de un bosque, al fin le dio alcance Ishgrack, ahí se libró la batalla, ahí uno de los dos perecería: el campeón o el Dragón Azul, la batalla fue épica, acero hendido en las escamas del dragón, soplido de muerte al corazón del guerrero, ahí quedaron los dos congelados; luchando eternamente como estatuas de hielo, pero el espíritu del guerrero vaga y camina para tomar su lugar en el Valhala, donde todos los hombres de gloria se sientan en la mesa junto a Odín, a compartir historias de gloria que los hace inmortales.”

I El despertar…

Gritos, estruendos, choques de metal, sangre, era lo que pasaba en por la mente de la estatua congelada del caballero negro, la poca conciencia que estaba en su interior le hacia recordar las guerras, las heridas, las cicatrices que había portado con tanto dolor y orgullo, y se preguntaba así mismo; ¿Estaré en el Valhalla?. Los gritos se hacían más fuertes, gritos fervorosos, llenos de pasión, ira y orgullo.

¿Cuánto tiempo llevare congelado?
-se preguntaba así mismo en ese viaje inconsciente-
¿Me habrá matado el Dragón azul?

Años habían pasado de la legendaria batalla entre el Dragón Azul y el Caballero Negro, el claro del bosque se mantenía en un invierno eterno, ¿Habrá sido por la eterna agonía?, los pesares del castigo de los Dioses, o simplemente por el hálito de hielo de el dragón azul que mantenía eternamente la tumba de donde el caballero negro jamás podría escapar. Pero la búsqueda del encuentro de nuestros días de gloria, de nuestras demostraciones de honor es más fuerte que un ataúd de hielo, y esa llama de vida que se alimenta con nuestra voluntad y el fervor es capaz de romper todo.

¡Por más que los Dioses trataron
de doblegar el alma del desterrado
de quitar lo que un día fue en vida y así dar por terminada su agonía!

Pero por más que los Dioses trataron de mantener congelado el destino del desterrado, no contaban con que las Hidras tenían otra opinión a los designios divinos, las cinco cabezas miraron una vez más al desterrado, aquel que vivía en sueños y de sueños vivía.

Ahí donde estaba, ahí donde se libró la batalla, donde muchos pasaron y reconocieron la batalla de el dragón azul y el caballero negro, donde todos supieron que Ishgrack el Dragón Azul que con su aliento había congelado el corazón de su enemigo, nunca imaginaron lo que pronto pasaría.

¡Por más que los Dioses trataron
de doblegar el alma del desterrado
de quitar lo que un día fue en vida y así dar por terminada su agonía!

Recuerdos, momentos de gloria, el fervor que se siente al romperle la cabeza a su enemigo, el nombramiento de caballero, guerras, luchas, sangre, fuego, dolor, recuerdos de los hechos de gloria, recordar el por que se rompió el sendero que estaba forjado tal cual los nibelungos lo hubieran hecho. El no recordar porqué el destierro, no recordar porqué el Dragón Azul.

“La mente de el caballero negro viaja, perseguido en le bosque, con la tormenta de hielo persiguiendo su huída, el chocar de los árboles, el crujir de las ramas que no son otra cosa más que el preludio a una invitación a la muerte.

¡Oh Dioses soltad al mejor vasallo de aquella que dará el castigo Kaih de Asaruludo, soltad a Ishgrack hijo de la Diosa de el hielo!

Canten Valkirias
Canten en vano, que hoy no vendrán por ninguna alma a guiar al Valhala
Hidras benditas, cierren los ojos y no vean el castigo de desterrado
Llamas de vida de en su ultimo chispazo que pronto el halito de hielo congelara hasta sus propias cenizas
El final se acerca Kaih de Asaruludo
Echa por última vez un vistazo a lo que fuiste, a lo que serás y a lo que ya no eres
Levanta el filo que llevas en tus manos y prepárate para recibir el castigo de los desdichados.

El viento soplaba cuando Ishgrack con sus imponentes alas daba alcancé a su enemigo, en aquel claro como las historias lo dirían, la tormenta de hielo se detuvo, el caballero preparó su caballo para la envestida mientras los ojos de el hombre como los ojos de gato del dragón chocaban miradas echando chispas frente a frente.

¡Oh Asgard tanto tiempo he esperado este momento!, el día de mi partida hasta el Valhala
-gritaba el caballero negro mientras preparaba su embestida-.

Así con se escucho este grito, la tormenta comenzó otra vez, el dragón solo miro aquel que tenia que dar su castigo y se abalanzo a su enemigo.

Sed de sangre…
Hambre de honor…
Respirar gloria…
Ser parte de las historias, ser inmortal al ser recordado en años…
Y tomar su lugar al lado de Odín en el Valhala…

Con estos pensamientos Kaih de Asaruludo se enfrento a su enemigo, sin saber que este sería el principio de el rompimiento de su sendero a lo que más el deseaba, lo que por muchos años lo aquejo, esos recuerdos de soledad, que le habían hecho sombra por miles de años estaban a punto de terminar. Pero el caballero negro fue traicionado por si mismo, confiado en ello, su corazón ya era de hielo, y mucho antes que el mismo aliento de Ishrack lo tocase el ya había perdido la batalla.

Por siempre luchamos
Por siempre moriremos
Pero no importa como, ni la sangre derramada, ni el dolor de nuestras heridas
No nos detendrá a dejar nuestra cruzada
De llegar algún día llegar al Valhala.

El crujir del choque se escucho en todo el bosque, fue cuando el Dragón y las Hidras dejaron de mirar a Kaih de Asaruludo, carne y sangre, choques electrizantes, gritos de dolor y agonía, fervor que hacer hervir la sangre por parte de el caballero negro, halito de hielo que congela hasta los huesos, escamas hendidas y alas rotas, hielo que congela los momentos en recuerdos, recordar caballero negro es volver a vivir, pero recodar siempre y no vivir el presente es tu castigo caballero negro.

De pronto; todo se quedo en silencio, los árboles dejaron de moverse, el viento dejo de soplar, los enamorados dejaron de amar, los soñadores despertaron a su realidad, aquellos que tenían la esperanza de vivir la dejaron en el más profundo de sus recuerdos dejando estas al olvido, como aquellas gentes que no encuentran consuelo a su dolor y a sus lagrimas, los combatientes quedaron parados uno frente al otro, bañados en sangre, aun así se mantenía el sentimiento que a ambos motivaba a luchar, Kaih de Asaruludo, tu alma se quedara en la Gaia buscando aquello que todos los guerreros desean, desafortunadamente las puertas del Valhala esperan por ti, mientras tu cuerpo continua aun pelando con el Dragón azul.

¡ Nunca nadie le recordaría
Así su alma inmortal perecería ¡.

No sirvió de nada haber sido un campeón de guerra, ni mucho menos un héroe, ahora solo eras un adorno marchito de el claro de un bosque ¿Vale en algo lo hecho en vida?.

Canten Valkirias
Canten por nada
Que nadie recordara ya sus hazañas

Es estar muerto con el alma perdida y el corazón de hielo, no poder sentir lo que somos y mucho menos las emociones que nos llevaron a estar donde nos encontramos ahora, ser simplemente un atajo de emociones emparedados en un muro de hielo”

Años han pasado, años vendrán con más recuerdos, con nuevos héroes, con nuevos dragones y magos, más bardos cantaran tonadas épicas que hablen de tierras lejanas y de hombres honorables, merecedores de estar en el Valhala junto a las huestes armadas de Odín, esperando el día en que serán puestos a prueba sus habilidades otra vez.

“Un recuerdo, un recuerdo que encienda las llamas de vida, el calor, le sudor impregnado del olor a sangre seca regresa, el hueco en el corazón que no somos capaces de llenar, la mirada de las hidras visionarias de el presente, pasado y el futuro, la efímera conquista del Dragón y todo el honor y el orgullo que obtendremos al enfrentarlo como a la vida misma, el fervor, fervor de pelear con Ishrack mi enemigo, mi penitencia, maldición, maldita sea, los odio, los odio a todos, el temblar, el querer seguir peleando, un grito hueco que no escucha nadie”

Kaih de Asaruludo, abre los ojos; se oyen miles de gritos demoníacos y angelicales.
Kaih de Asaruludo cierra el puño y castiga a tu enemigo con el filo de tu arma; dicen los coros de Tyrn
Levántate que todos podemos forjar aun nuestro destino; le gritan las cabezas de las hidras.
No dejes que te devoré la bestia del invierno; se oyen los miles coros de las Valkirias.
Pelea, pelea para no ser un recuerdo, pelea para ser inmortal

“El viento sopla fuerte en el claro de el bosque, el halito de hielo del dragón azul se hace mas fuerte, el poder espectral de el rencor de los Dioses se hace más fuerte sobre las estatuas donde pelean eternamente El Dragón Azul y el Caballero Negro.

Un grito hueco se escucha silenciosamente invadir el sonido, una espada con sangre seca cae al suelo y Kaih de Asaruludo simplemente abre los ojos.

Voy a luchar, voy a pelear
-Rompió el silencio en el claro el caballero negro-
Y el invierno termino, ¡Si vale la pena lo hecho en vida!

-¡Nunca hubo guerrero, nunca hubo un campeón, nunca hubo un hombre con más honor!-.

3 comentarios to “Hálito de Hielo… Crónicas de Asaruludo”

  1. ta bien pipiris nais

  2. HERMOSO JEJEJ ESTUPENDO

  3. realmente una historia muy conmovedora, transmite el hálito del dragón…eres un buen escritor…solo tuviste una pequeño dedaso se escribe Valhalla…UPS!..muy lindo amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: